Un negro inolvidable

Spread the love

Soy una chica de 30 años, casada hace 5 y con un hijo de 4 años,siempre he llevado una vida liberal por el cual desde los 15 años mi vida sexual ha lle vado un trajin de imnumerables encuentros carnales comvirtiendome en una chica ninfomana , que por el echo de estar casada y con hijo no ha sido impedimentopara seguir con mi vida pasada, Muchos dicen que mi marido tiene mucha suerte ya que me consideran una chica bonita y de buen cuerpo; soy blanca, cabello lacio, largo, castaño oscuro y mido aproximadamente 1.58m además tengo un par de buenas tetas (uso 40B de brassier) y un culito grande ,paradito, redondito y durito ,en fin ,lo que yo no sabia era que ha pesar de todo esa experiencia me iba a encontrar como un hombre que marcaria mi vida para siempre.

una mañana como todos los dias me dirigi al gimnasio estuve media hora practicando cuando me percate de la nuva presencia de un hombre que estaba haciendo pesas al frente mio , era una persona de color ,negro como la noche. se notaba que llevaba varios años haciendo deporte porque tenia unos musculos enormes que resaltaban todo su enorme cuerpo(2,05 aprox),pero lo que mas me llamo la atencion era el enorme bulto que se le notaba en su entre piernas ya que estaba con un short apretadito, debo confesarles que nunca tu ve un negro en mi vida y de lo que contaban mis amigas de su virilidad hizo despertar el deseo de poseerlo , cuando me miraba me ponia mas coqueta y le insinuaba el cual respondia con una sonrisa, cuando de repente me me acerco me dijo sin pelos en la lengua que le acompañara a su departamento lo cual acepte gustosa.

al llegar a su depa me agarro y me dijo: Ahora vas a saber lo que es un verdadero hombre mamita, vas a probar este buen trozo de carne negra… Me agarró la mano y me la puso por encima de su short, yo sentí una cosota , mientras me agarró y me besaba a la fuerza levantándome un poco mi mano sentía un fierro enorme y grueso y me empezaba a excitar pero me moría de miedo.

Me llevó hacia la mesa y sentándose un poco en el filo sacó su pene y me jaló y me dijo: Ven mami, tócalo, no tengas miedo, es de verdad, dale besitos..… “D-dios, es grandisimo!”… exclame ante el descomunal miembro que de lo obscuro de su color hasta brillaba y que se mecia totalmente erecto ante mi rostro. Con la boca abierta me acerqué y me jaló de la mano y la puso en su pene; yo no podía sujetarlo y tuve que usar mi otra mano, así con las dos aún quedaba enorme

Comentarios