Pura y virgen, aunque…

Spread the love

Pura y virgen, aunque desde luego no me han faltado las tentaciones soy morena con el cabello largo y rizado, me llaman guapa aunque para mi gusto tengo la nariz y los labios demasiado finos me gustaría tenerlos mas llenos mas gruesos, mas voluptuosos. Los ojos profundos y negros como la noche, mi cuerpo tiende a delgado, el cuello fino sobre unos hombros quizá un poco huesudos, los pechos firmes, duros prietos de talla pequeña pero que se excitan solos cuando me los acaricio en mis masturbaciones solitarias, el vientre plano con los músculos marcados, soy de caderas mas bien estrechas y nalgas firmes redondeadas y sobresalientes, los muslos largos y delgados, blancos como el mármol y el pubis cubierto por un frondoso vello moreno y rizado se excita solo con pensar en un bello cuerpo masculino y chorrea mojándome las braguitas. Para cuando tuve mi primera experiencia sexual había procurado informarme, leer sobre el tema, ver algunas películas y revistas. Así que una hermosa tarde de un domingo de primavera decidí que ya era hora de rasgar el himen, de probar el placer del sexo.

Como preparación me depilé entera incluido el pubis, sin dejar un solo vello, me excitaba ver mis labios así de expuestos. Aprovechando un paseo en coche con mi novio, un chico muy guapo con un cuerpo delgado no muy musculoso pero bien definido. Hasta ese día lo único que le había permitido eran los morreos habituales y que me metiera mano, me había dejado acariciar lo pechos, que al ser tan sensibles me habían ya provocado algún orgasmo con él. En agradecimiento yo le había masturbado algunas veces y me encantaba sentir su rabo endurecerse en mi mano, al mas leve roce o ver saltar el esperma de su punta, lo tiene circuncidado y sensible. y aunque nunca lo había tocado con mis labios me moría de ganas de probarlo. Me había puesto una falda especialmente corta y mis muslos al descubierto sobre el asiento estaban diciendo: -acariciame- el solía poner su mano en mi rodilla cuando conducía pero ese día la aprisionaba entre mis muslos calientes cuando él no la necesitaba para cambiar de marcha.

Yo era la que decidía aunque él no tardó en darse cuenta de que algo especial pasaba pero es muy tímido. Logramos encontrar una bella pradera de fina hierba escondida, Allí me cogió por la cintura que el top ajustado dejaba al descubierto y me dio un primer beso como todos los suyos tímido sensual, un roce leve de sus labios sobre los míos. Estaba lanzada, le deseaba con todo el calor de mi coño depilado.

Etiquetas: , , , ,

Comentarios