Nunca tejer fue tan divertido como ahora

Spread the love

Tejer y bordar son actividades que la gran mayoría de personas relacionamos con las abuelas o señoras solteronas. Pero el bordado no tiene porqué ser aburrido ni mucho menos, prueba de ello es la obra de Leah Emery, una artista australiana que se ha hecho muy conocida en la tierra de los canguros y koalas debido a su afición por tejer y bordar poleras, mantas y colchitas con temáticas eróticas.

Se podría decir que Leah era una mujer común y corriente hasta que después de recibir varios correos electrónicos explícitamente pornográficos, empezó a sentirse atraída por ellos de una manera artística. Fue así que con una estética vintage, Leah logró combinar a la perfección el arte doméstico de la costura y la pornografía explícita. A tal punto que hoy en día, Leah recibe pedidos de todas partes del mundo.

“Simplemente me gusta la idea de contribuir a un debate sexual saludable. Creo que todos podríamos tener una comprensión y un enfoque mucho más saludable sobre los temas de naturaleza sexual si habláramos un poco más de ellos”, afirma Leah. Así mismo, ella busca con sus bordados abrir una discusión sobre el sexo, un tema que ella considera vital para la humanidad y la forma en que se muestra en las películas porno.

La técnica preferida de Leah para realizar sus bordados es el punto de cruz y la verdad es que le ha servido de mucho para ganarse el favor de la crítica, quienes en su gran mayoría han catalogado a su obra como una estética de película real que en combinación con el tema pornográfico, lo hacen muy atractivo para el observado. Especialmente debido al leve pero a la vez marcada frontera entre espectador de arte y voyeur.

A continuación los dejo con algunas muestras del arte de Leah para que ustedes mismos saquen sus propias conclusiones…

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios