Mi pasión por los pies

Spread the love
Hola…no importa minombre, pero me dicen Inquieta. Tengo 15 años,  ya alcanzo los 163 cm. de estatura, mis senos están  desarrollados, y mi cuerpito de niña ya se ha convertido en el de una mujer, por completo. Mi trasero  es pequeño, firme y bien redondito.


En mi vida se habían dado varios cambios trascendentales, como fue el divorcio de mis padres y la ida definitiva de mi amado profesor, para ese entonces yo vivía con mi padre y mi hermana, quien ya tenia 17 años, y era toda una diosa. Faltaba ya como un mes para mi cumpleaños 15, cuando sucedió lo que a continuación os contare.
 
Un miércoles si mal no estoy, mi padre me pidió el favor que fuera a su oficina después del colegio a recoger unos papeles que había olvidado, yo le dije que si, cuando arribe a su oficina la puerta estaba abierta y no encontré a nadie se me hizo extraño, dicha situación, ingrese busque en el escritorio, y no los halle, busque en los cajones cuando de repente escuche unos gemidos que provenían de un cuartito que funciona como cafetería, el cual es relativamente pequeño, me asome por la rendija de la puerta, y con cuidado observe dentro, y lo que vi fue algo sorprende, era una mujer morena no muy alta incluso mas baja que yo, de hermoso cabello negro, ojos pequeños de esos asiáticos, de color negro profundo, unos pechos pequeños pero súper bien formados, con unos pezones que se marcaban de lo ajustada que era la blusa de encaje que llevaba puesta. Llevaba además un pantalón de lycra súper ajustado que dejaba ver bien marcada su cola, diría que era idéntica a la mía, incluso el pantalón era similar a uno que yo tenia en mi casa, sus pequeños pies estaban ocultos en unas botas de tacón alto en cuero, que la hacían ver casi tan alto como yo.
 
Tenia el cierre del pantalón abierto, los ojos cerrados, y se estaba acariciando su vagina, el pantalón estaba abajo casi a la altura de sus rodillas, lo que me dejo ver claramente sus piernas morenas bien marcadas y de unas proporciones increíbles, era divina esta pequeñita.
 
Sus dedos se deslizaban de arriba hacia abajo, dándose placer sin limites, no llevaba tanga su zona pubica estaba sin un solo pelito, lucia como el de una niña de 12 años. En la medida que su excitación crecía, se apoyo en una mesa quedando cómoda para hundir de un solo golpe dos dedos que entraron de un solo golpe, se notaba de lejos que esta muy húmeda, y que llevaba su buen rato masturbándose. Luego ágilmente combino esos dos dedos con otro mas que introdujo en su ano, lo cual me mato de excitación y no aguante mas y comencé a acariciarme también mientras la observaba, pues mi falda de colegio, me facilitaba el trabajo. Al ver esta mujer no me resistí las ganas de al menos masturbarme, pero en un instante cerré los ojos y me descuide y ella me vio, y se asusto, rápidamente se cerro su pantalón, y me dijo:
 
Oiga jovencita Ud. Que hace hay observándome, es que no le han enseñado que uno golpea o se anuncia al llegar a un sitio que no es su casa.
 
A lo que sonriendo conteste:

Comentarios