La chica que siempre dice Si

Spread the love

¿Qué le puede rondar  por la cabeza a una chica que siempre dice SI,  que siempre quiere más, que es una buscona que aprovecha cualquier oportunidad de reunión social para, saltándose todas las barreras morales, poner en aprietos a conocidos y extraños? Algunas de sus experiencias me fueron narradas de sus propios labios, le pregunté si estaba dispuesta a relatarme todo cuanto recordará de esos encuentros furtivos que suele perpetrar por toda la ciudad…  sonríe lascivamente y me dice: por supuesto…   Me cuenta algo de ese mismo fin de semana….

“Estamos por el centro, de vinos, de pulpo, de buen rollito en general… ya han caído varias copas de ribeiro, me acerco a una mesa para coger un canapé y uno de mis amigos sutilmente se acerca a mí, el resto del grupo, incluida su novia, permanece de espaldas… tira un trozo de pan al suelo, se agacha y permite que su mano ascienda por mi muslo y se pierda debajo de mi minifalda, en un segundo puede notar la humedad de mis braguitas, y al segundo siguiente se está llevando los dedos a la boca… Mientras le miro perturbada por su caricia, compruebo que uno de nuestros amigos  lo ha visto todo… ¡ mierda!  tendré que solucionarlo…

Me acerco a él y le susurro al oído: en cuanto a lo que acabas de ver, si quieres que lo solucionemos en 5 minutos te espero en el baño de chicos – y añado en un tono amenazante- no me gustaría estar hablando al oído de un hombre muerto…

Me uno al resto y manifiesto mis inmensas ganas de mear, ahora la gente está bastante entretenida, me dirijo a mi amigo cuyas caricias todavía  burbujean en mi entrepierna: 5 minutos baño, no necesito decirle  más…

Entro sola en el baño de caballeros, cierro la puerta, al poco se  une mi amigo cómplice de perversiones varias, es un ansioso, siempre lo ha sido, da un par de golpecitos en la puerta, le abro – espero que la traigas a punto porque esto va a ser más que rapidito – me coge de la mano y me obliga a que le palpe el paquete;

– te gusta así, zorrita-

Por supuesto que me gusta … comienzo a sobársela por encima de la ropa, a ponérsela bien dura, a morrearle y rustrirle mis tetas calentitas… golpean la puerta, le digo -abre- me mira desconcertado, le repito -abre- ;

Abre la puerta, allí está su amigo mirón, ha dudado si venir o no, pero ha terminado viniendo, lo cojo del brazo, lo empujo a entrar y cerramos la puerta de nuevo…

En mi cabeza sólo se repite una cosa -voy a comerme dos pollas, voy a comerme dos pollas-

Me pongo a la tarea….

Comentarios