Pasión sin límites

Spread the love

Cuando le entran las ganas no hay nada ni nadie que la pueda contener, ya sea en la mesa, en el coche, en la cama, frente al espejo, acompañada, a solas, con los dedos o incluso con una botella, la cuestión es calmarle la picazón que tiene en la papita.












Etiquetas: , , , ,

Comentarios