Malos contextos en los que te puede agarrar un encuentro de sexo inesperado

Spread the love

La gran mayoría de hombres andamos pensando en sexo la mayor parte del día. Basta que una chica guapa se nos ponga delante o nos haga el habla para que en nuestro interior la alucinemos en 20 uñas y complaciendo nuestras más sórdidas fantasías. Gran culpa de esta desbordante imaginación la tienen las películas porno que durante años nos han mostrado situaciones irreales como la chica que no tiene cómo pagar la pizza y tiene que complacer oralmente al repartidor.

Escenarios como los que se muestran en las cintas triple x muy pocas veces suceden en la vida real pero muy de vez en cuando, a veces tenemos un golpe de suerte y se nos presenta un ‘cachirulo’ de manera espontánea. Lamentablemente, a veces no estamos preparados para rendir a la altura o simplemente este regalito del cielo nos agarra en un mal momento. Por ejemplo, a mí me ha sucedido que una flaca buenaza se me ha ‘regalado’ cuando mi enamorada estaba a tan solo 5 minutos de mi casa.

Pero esto no es nada a comparación de otras ‘pesadillas’ sexuales que suelen ocurrir en la vida real. A continuación les presento algunas:

Sin tomar una ducha:

Generalmente en invierno uno no se baña tan seguido como suele hacerlo en verano. Estar con unos olorcitos extraños puede resultar algo sumamente ‘rochoso’ y mata pasiones. La peor situación que se me viene a la mente es haberse pasado un día entero viendo televisión y ‘jalándonos la tripa’ y que inesperadamente aparezca en nuestra casa nuestra novia o una ex con ganas de hacernos un ‘mameluco’.

Después de comer cebolla:

Sin lugar a dudas, a nadie le gusta besar a alguien con un aliento desagradable. A la hora de comer, y en especial si sabes que vas a tener un encuentro romántico, recuerda que hay olores que son más difíciles de eliminar que otros, y que no se opacan con simplemente mascar un chicle de menta. Ejemplo de ello son la cebolla y el ajo. Así que si van a salir con una flaca ‘positiva’ vayan olvidándose del cebiche.

Ropa interior con hueco:

Uno de los momentos más incómodos es cuando no teníamos planeado tener un encuentro sexual y de improviso nos liga algo y nos damos cuenta que justo ese dia nos pusimos un calzoncillo con un señor agujero. ¡Malazo!

Sin afeitarse (y no me refiero a la barba):

Ya no estamos en la década de los setenta u ochenta. En estos tiempos modernos, una inmensa mayoría de personas prefieren los vellos fuera del panorama a la hora de tener un encuentro íntimo. Así que ya imaginarás lo incómodo que será que te surja la oportunidad de un momento de pasión, pero tener que aplazarlo porque no te sientes preparado para que te vean con el área íntima frondosa

Estresado:

A veces estos encuentros inesperados nos agarran en momentos en los que tenemos la cabeza en otra parte (un familiar enfermo, problemas de salud y/o laborales) y se nos hace imposible concentrarnos a tal punto que nuestro miembro viril no funciona.

Con gases:

En definitiva, una de las peores pesadillas es que se te salga ‘un viento’ en pleno momento de acción. A mí me ha sucedido estar cuidándome en demasía y no poder desempeñarme bien en la cama debido a que no podía realizar ciertas posiciones por temor a soltar una ráfaga de pedos.

Pasado de copas o drogas:

Las discotecas y bares son un buen lugar para ligar con alguna flaca. Cuando el reloj marca más de las 5 am, las chicas suelen estar más abiertas al sexo. Si por azares del destino hay alcohol y drogas en el contexto, el salir ganado de la disco es algo más factible. Pero mucho cuidado. Estos estimulantes suelen excitar a las mujeres pero a los hombres nos sucede todo lo contrario. No hay nada más vergonzoso que una ricura nos diga para ir a su departamento al final de la noche y nosotros tan ‘pasado’ que ni una grúa podría levantar nuestro ‘muñeco’.

Sin dinero:

Esta situación es un clásico. Saliste a tomar un helado con una amiga sin imaginar que ella quería saborear tu ‘helado de carne’. Te mueres por follartela pero cuando abres tú billetera ves que no tienes ni un centavo para alquilar una habitación de hotel. ¡Malazo!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios