Gimiendo como una perra

Detalles
Spread the love

Todas las mujeres en la cama se vuelven presas de sus bajos instintos y liberan esa pasión que tienen guardada, como la perra de mi novia, que se hacia la virginal hasta cuando estuvimos solos y por fin la pude hacer mía, le quite lentamente el vestido y se lo metí con dureza, ella seguía gimiendo tanto que a mí me volvía loco