En trío con dos vecinas malcriadas

Detalles
Spread the love

Una noche de sábado en la tranquilidad de mi casa, tocaron a la puerta un par de vecinitas malcriadas, risitas van, risitas vienen, y entre sobaditas, terminamos en mi cama, y formamos un triángulo perfecto de sexo libidinoso y lujurioso.